Hombre sobrevivió 60 horas en una cueva submarina sin dormir, sin luz ni comida y con escasas reservas de oxígeno


Xisco Gràcia un buzo experimentado vivo hace tres meses, la peor pesadilla que un profesional en esta área pueda vivir, quedó atrapado en una cueva submarina, donde sólo podía respirar en una cámara aire por aproximadamente 60 horas.

El sábado 15 de abril, Xisco Gràcia se adentró en una cueva de la isla española de Mallorca, como parte de una expedición de rutina. Gràcia, un profesor de geología de 54 años, pasa muchos de sus fines de semana explorando y mapeando el complejo sistema de cuevas submarinas de la isla.

En una entrevista a la agencia BBC Mundo, Xisco Grácia indicó que él y su compañero de buceo Guillem Mascaró querían explorar Sa Piqueta, una cueva con numerosas cavernas a un kilómetro de la entrada del laberinto, por lo que “Nadamos bajo el agua durante una hora hasta llegar al punto de encuentro”.

Pero algo sucedió cuando estos buzos regresaban un choque entre ambos agitó los sedimentos, y por ello perdieron visibilidad, por lo que su compañero pudo salir de la cueva en búsqueda de ayuda mientras que Grácia “No le tengo rencor a la cueva. La cueva no tuvo la culpa”.

Durante la entrevista, Gràcia dice que continuará mapeando las cuevas de Mallorca “A mis hijos nos les gusta mucho, pero no me dicen que no lo haga, he pasado 24 años explorando cuevas submarinas. Lo llevo en la sangre”.