[google-translator]

A pesar de los gritos, sí hubo fianza para los Doehms


Esta semana, un grupo de residentes de San Pedro organizó una fuerte protesta ante la Corte Suprema para exigir que los estadounidenses David y Anke Doehm permanezcan en la cárcel mientras esperan el juicio penal relacionados con la muerte de su hija adoptiva de 13 años de edad, Faye Lin Cannon, quien apareció muerta en su habitación.
 
El matrimonio Doehm recibió cargos por “crueldad hacia una menor de edad” pero, a pesar de todas las personas que protestaban en el parque de Battlefield, éstas no pudieron impedir que el juez Hanomansingh decidiera que la pareja debía ser puesta en libertad, mediante una fianza de 10 mil dólares cada uno.
 
Sin embargo, conjuntamente con la concesión de la fianza, les hizo saber una larga lista de condiciones que ellos deben respetar sin excepción alguna, bajo la garantía de que si incumplen una sola de dichas condiciones, su libertad bajo fianza sería revocada de inmediato.
 
Esta larga lista de condiciones, incluye, por supuesto, que no se les permite salir del país hasta que concluya la causa penal contra ellos, y también la condición específica de que deben entregar sus documentos de viaje a la embajada de los EEUU para que sean custodiados por dicha embajada hasta que el juicio pendiente de “crueldad contra un menor de edad” haya concluido.
 
Anke Doehm logró cumplir con la fianza a través de un fiador el mismo día en que le fue concedida, pero se espera que su marido, quien no la ha podido cancelar aún, David, pueda hacer efectivo el pago la semana que viene.