Cada vez se ven más platillos voladores en Honduras


Muchas personas en Honduras y cientos en todo el mundo están teniendo avistamientos de una, dos, tres y hasta de flotillas enteras de naves y muchas veces hasta han tenido el sobresalto de avistar a sus ocupantes o seres extraterrestres.

Desde tiempos inmemoriales la humanidad posee registros de acontecimientos sobre los denominados contactos extraterrestres y en la época actual se tienen reportes de un aumento de avistamientos de Ovnis en todos los países del mundo, incluyendo Honduras.

Uno de estos movimientos que desde Latinoamérica explican el fenómeno Ovni se trata de la Misión Rahma, cuyo precursor es el contactado peruano Sixto Paz, quien afirma haber viajado a Ganímedes o Morlen (una de las lunas de Júpiter) y al planetas Apu, además que ha convocado a la prensa internacional a avistamientos programados con antelación en más de diez ocasiones, sobre todo en el desierto de Chilca.

En Honduras, uno de los miembros es el catedrático de Bellas Artes, Óscar Portillo, quien ha escrito libros al respecto y explica que la profusión de avistamientos está referida en distintos libros de historia, de diversas culturas y religiones, como la Biblia.

“Prácticamente ha habido un aumento de los avistamientos de naves interplanetarias de la Confederación de Mundos de la Galaxia en todos los países del planeta, incluyendo Honduras y es porque nos vamos acercando cada vez más al desenlace que en los diferentes libros de historia, de las diversas culturas y religiones de nuestro planeta, hablan de los últimos tiempos”, detalla.

Portillo señala que se trata de una preparación para una eventual evacuación de cierto porcentaje de la población para luego reinsertarla en el planeta a los a años de haber ocurrido acontecimientos devastadores.

“Hemos observado todas las personas que se ha incrementados el desequilibrio de los elementos de la naturaleza, en algunos lugares grandes lluvias como en los desiertos que tienen siglos de no recibir lluvias y hoy están tapizados de kilómetros de bellas flores, como el desierto de Atacama, el Sahara, hace dos años grandes lluvias en algunos pueblos desérticos, cosas que jamás las habíamos visto”.

“Estos y otros fenómenos nos dejan impávidos por el hecho que los cuatro elementos de la naturaleza están en desequilibrio, en convulsión, por ejemplo el derretimiento de uno de los icebergs más grandes que se ha desprendido del casquete polar de la Antártida”