Inyección mensual contra el VIH podría sustituir al tratamiento diario


Las personas diagnosticadas seropositivos, podrían con una inyección al mes de tratamiento antirretroviral ser suficiente para mantener confinado el virus del Sida y dejar así de tomar una pastilla diaria.

Las conclusiones de este estudio, fueron publicadas en la revista británica The Lancet, en la cual se inyectó dos moléculas de antirretrovirales cada cuatro u ocho semanas durante casi dos años a 230 pacientes con VIH, aunque con una carga viral indetectable.

Al cabo de este periodo, el 87% de los pacientes del grupo que recibió los medicamentos cada cuatro semanas continuaba con una carga viral indetectable.

Por lo que éstas amplias proporciones son comparables a las halladas en el grupo de 56 pacientes que continuó tomando una pastilla al día, según los resultados del estudio de fase II presentado en la Conferencia Internacional de Investigación sobre el Sida que se lleva a cabo en París.

La primera molécula inyectada, llamada cabotegravir, está desarrollada por el laboratorio ViiV Healthcare, una filial de GSK, Pfizer y Shionogi especializada en el HIV, donde trabaja unos de los autores del estudio, David Margolis.

La segunda molécula (rilpivirina) está siendo desarrollada por el laboratorio Janssen, del grupo Johnson and Johnson.

Los dos laboratorios alcanzaron una alianza para crear con estas dos moléculas combinadas el primer tratamiento inyectable de acción prolongada contra el VIH.

Según Paul Stoffels, director científico de Johnson and Johnson, el tratamiento “podría ofrecer una alternativa eficaz y aceptable para las personas que alcanzaron una carga viral indetectable pero que tienen dificultades para seguir un tratamiento oral diario para controlar el VIH”.

Se pudo conocer que la mayoría de los pacientes del estudio sufrieron dolores en el lugar de la inyección y algunos tuvieron diarreas o dolores de cabeza.