[google-translator]

Potente terremoto de 6,1 grados dejó tres muertos y más de 300 heridos en Japón


Un potente terremoto de 6,1 grados de magnitud sacudió la ciudad de Osaka, la segunda ciudad más importante de Japón, causando al menos tres muertos, incluida una niña de 9 años, y más de 300 heridos.

El temblor, interrumpió durante varias horas la vida de una área metropolitana de más de 19 millones de habitantes, con cortes en el transporte, el cierre temporal de varias empresas, la cancelación de decenas de vuelos y problemas de suministro en centros médicos y hospitales.

El sismo tuvo su hipocentro a 13 kilómetros de profundidad en la prefectura de Osaka, en la isla de Honshu, a unos 500 kilómetros al oeste de Tokio, asi fue difunda la información por la Agencia Meteorológica (JMA).

A pesar de su limitada magnitud, el seísmo alcanzó el nivel 6 en la escala japonesa cerrada de 7 grados -que describe la agitación de la superficie terrestre- en la prefectura de Osaka y de 5 en la vecina y turística prefectura de Kioto, por lo que se notó con verdadera fuerza en las calles y viviendas de la zona.

Entre las tres víctimas confirmadas hasta ahora se encuentra Ruina Miyake, una niña de 9 años que falleció cuando iba de camino al colegio al derrumbarse un muro en la localidad de Takatsuki.

Varios edificios en las ciudades de Osaka y Takatsuki se derrumbaron y al menos seis se incendiaron, según confirmó el servicio de bomberos nipón, que apuntó a que algunas personas podrían permanecer atrapadas por lo que rapidamente se acttivo el servicio de rescate.

El suministro eléctrico se recuperó en la región después de que unas 170 mil viviendas sufrieran cortes de electricidad, mientras que 110 mil todavía no tienen gas y según la empresa Osaka Gas, tardarán unos 10 días en recuperar el servicio.

Es la primera vez que la prefectura de Osaka registra un terremoto de esta intensidad desde que en 1923 se empezaran a registrar estos datos, según señaló la Agencia Meteorológica nipona. Japón se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia por lo que las infraestructuras están especialmente diseñadas para aguantar los temblores.